Fuenlabrada Rising: Creación de Mundos de Fantasía.

El fin de semana pasado la fantasía estuvo de enhorabuena, pues tuvo lugar  el IV Festival de Fantasía de Fuenlabrada, una auténtica fiesta para los amantes de los libros, el merchandising, la ilustración y el cosplay. Se dieron conferencias, se visionaron películas y, en fin, se promovió la cultura en el Espacio Joven La Plaza. Deciros que la naturaleza hospitalaria de las gentes de Fuenlabrada se confirma un año más, pues siempre nos dan la bienvenida con la mejor de las sonrisas.

IMG-20160618-WA0018

Este año tuvimos el gran honor de ser invitados por la organización, personificada en Abel Murillo, que contó con nosotros para hablar de la creación  de mundos de fantasía, aka  Wordbuilding. Y en el taller-charla que se impartió en la sala Arkham, la compañía no pudo ser más grata: Roberto Alhambra (Los que ignoran),  Pablo Bueno (La piedad del primero) y Arkaitz León (Un pueblo perdido) fueron nuestros compañeros de mesa en esta ocasión tan especial. Durante una hora, nos dedicamos a desgranar las distintas formas según las cuales dábamos vida a nuestros mundos de fantasía. En este post vamos a reunir las principales:

Evitar el Enciclopedismo. Crear un mundo de fantasía puede ser excitante, pero también abrumador para el lector. Estuvimos de acuerdo en que era fundamental no abrumar al lector con información: genealogías, descripciones arbitrarias o mera exhibición intelectual. Desde nuestros diferentes estilos, convenimos en que era más efectivo diluir la información a lo largo de la novela, dotarla de sentido, presentarla a través de los diálogos o trabajar con aquello que ya sabe el lector sobre la fantasía. En el caso particular de Delbaeth Rising, apostamos desde el principio por un andamiaje literario, pues nuestro reto era que el lector se sintiera inmerso en la historia sin la necesidad de excesivos preámbulos. Una de nuestras herramientas clave en la  construcción del mundo delbaethiano fue la corriente del Aprendizaje Significativo.

Los detalles: Durante la charla, Roberto Alhambra incidió en un término que me encantó y que hiló la mayoría de temas: La Maravilla. Es decir, qué hay de fabuloso o de especial en el mundo que estás creando. ¿Hay magia? ¿Hay criaturas asombrosas o, al contrario, jamás existieron? Grandes construcciones de antaño, prodigios de la naturaleza, etc. Por poner varios ejemplos, entre los miles posibles, tendríamos los siguientes:

Tolkien: Los Argonath, El Monte del Destino.

Martin: El Muro, La Isla de los Rostros.

Ursula K Leguin: Roke, Los aposentos subterráneos de Atuan.

El iceberg: Inventarse todo un linaje y rellenar párrafos con toda esas dinastías es algo que sucede con demasiada frecuencia, pero corremos el peligro de abrumar al lector y hacerle perder interés en nuestra historia. De igual modo sucede con acontecimientos que tuvieron lugar antes del comienzo de la novela, sucesos que afectaron al mundo en el que viven nuestros personajes. Pero eso, y aquí estuvimos muy de acuerdo, tiene que estar muy trabajado previamente por el escritor, que ha preparado y digerido toda esa información, disponiéndola a lo largo de la historia, o mediante trazos concisos, al lector. El lector percibirá la punta de un iceberg, pero bajo la superficie se encontrará el ingente trabajo de recopilación, documentación y gestión de la información del autor. Siempre aprovechamos para remarcar que la escaleta literaria es una poderosa herramienta que nos ayudará a definir muy bien qué queremos contar y en qué momento, evitando divagaciones y errando el momento de dar información crucial.

IMG-20160618-WA0029

Metainformación: EL público, muy participativo, nos habló sobre este concepto. A lo largo de las novelas aparecen personajes que citan a antiguos filósofos o los hechos de célebres emperadores (como sucede en La piedad del Primero). Estos datos dispersos a lo largo de la obra pueden ayudar al lector a apreciar cómo entienden el mundo los personajes que viven en él. Crear complicidad con el lector mediante este tipo de guiños nos pareció un concepto clave. Añadimos que es muy importante matizar que a pesar de que la visión del mundo está supeditada a la percepción de los personajes, hay que realizar el trabajo previo de los metadatos. Es decir, podemos encontrarnos con el caso de alguien ciego, que no percibirá el mundo visualmente o de  un erudito que jamás ha salido de su torre y todo lo ha aprendido en los libros. En ambas situaciones tendremos que describir su mundo a partir de lo que saben o creen saber.

La economía: Arkaitz León nos dio otra clave, la economía -o su ausencia- de nuestro mundo de fantasía. Con qué pagan los personajes o qué materiales son especialmente ambicionados en este mundo puede ser decisivo para que el lector se adentre en un mundo bien definido. ¿Qué recursos poseen las diferentes culturas que habitan en el mundo? ¿En qué materias primas miden su riqueza? Éstas son algunas de las preguntas que conviene hacerse antes de ponerse a escribir.

Tecnología: El nivel tecnológico en el que viven los personajes. Pablo Bueno apuntó que es muy importante definirlo, al igual que el desarrollo intelectual de los diferentes culturas o razas que habitan en el mundo de fantasía. ¿Emplean hachas de piedra o sofisticadas ballestas de vapor? ¿Los enemigos de tu personaje pertenecen a una civilización poseedora de mejores armas o se defienden arrojando kiwis y tajadas de sandía?

 

IMG-20160618-WA0031
Antropología de la güena

Antropología: Razas distintas, etnias, pueblos. Se habló también del Efecto Espejo, del que daremos un ejemplo: dos pueblos que se han desarrollado al mismo tiempo y que proceden de una rama común, están separados por un estrecho río. Y esta separación, física en este caso, puede haberles obligado a  desarrollarse de formas diametralmente opuesta en muchos aspectos. Quizá la misma palabra signifique cosas distintas, ¡o incluso no hablen el mismo idioma!

Sistema de creencias: ¿En qué creen en tu mundo? Es una de las partes más divertidas, sin duda.

Hasta aquí el post de esta semana, que os llega fresquito desde Fuenlabrada (¡así que esta semana habrá dos entradas!). Obviamente se habló de más cosas, pero este fue nuestro resumen. Fue un placer estar con Pablo, Roberto y Arkaitz, grandes autores y personas, así que ahora deseamos encontrarnos nuevamente en el Celsius y compartir unas sidras y risas.

 

IMG-20160618-WA0028

 

Crear un mundo es algo fascinante, pero si te quedas con ganas de más, haz como Michael Moorcoock, que creó infinitos gracias a su Multiverso. No hay límites: en tu mundo, tú guías al lector en un gran viaje hacia la Fantasía.

PD: Como no podía ser de otra forma en el FFF, hubo rol. Y del bueno. Como Delbaeth nació en una partida de rol, deciros que disfrutamos de lo lindo jugando a una genial partida de Harry Potter con sistema Fate (muchas gracias Laura).

Anuncios

One thought on “Fuenlabrada Rising: Creación de Mundos de Fantasía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s